Las familias de la primera niña y del primer niño que han nacido en 2017 en Álava han sido obsequiadas con barras de pan que recibirán diariamente durante todo el año, una iniciativa que desde hace siete años organiza la asociación alavesa de panaderías para fomentar una alimentación sana y equilibrada.

Los afortunados, que han recibido hoy la primera de las barras en sus habitaciones del Hospital Universitario de Álava, son los progenitores de Hodei Caldero y de Ixone Garro, los primeros bebés que nacieron ayer en Álava. Hizo entrega del regalo el gerente de Panificadora Alavesa Juan Pablo Elejalde.

“Con un pan bajo el brazo” es el título de este programa de la asociación de panaderos que busca difundir entre las familias la importancia dietética del consumo de pan para una correcta alimentación de los niños. Según la asociación, la ingesta diaria de pan supone una fuente importante de hidratos de carbono, proteínas, fibra, vitaminas y minerales.

Noticia publicada en ELCORREO.COM